fbpx

¿Cuáles son los modos de transporte terrestre?

La mayoría de los productos y bienes en México, así como en muchos otros lugares del mundo, se trasladan por medio de los diferentes modos de trasporte terrestre.

Pero, ¿cuáles son estos tipos y qué particularidades tienen? ¡Sobre esto te hablaremos en las siguientes líneas del presente material!

En concreto, a continuación, explicaremos de qué tratan los 3 grandes métodos de transporte por medio de vías terrestres.

¡Atención!

1. Transporte por carretera o autotransporte

Sin duda, es el más importante entre los modos de transporte terrestre, gracias a su practicidad, flexibilidad y capacidad operativa.

Sin este es imposible mantener abastecidos los inventarios de diferentes productos y bienes en distintas regiones, así como mantener la estabilidad de la dinámica comercial en general.

Principalmente, el transporte terrestre puede realizarse por medio de camiones, que se dividen en 2 grandes tipos: rígido (camión completo) y articulados, que están formados por 2 estructuras rígidas con un punto de articulación.

Además, dependiendo de su estructura y del tipo de productos que pueden llevar, los camiones pueden clasificarse en una variedad de grupos más amplia, que incluye:

Plataforma abierta

Como su nombre lo refleja, llevan descubierta la cubierta, de manera total o parcial. Esto los hace ideales para trasladar bienes pesados y de gran volumen, como materiales de construcción, por ejemplo.

Frigoríficos

Estos camiones poseen sistemas de refrigeración interna, que protegen productos como carnes y jugos industriales, entre muchos otros.

Tauliner

También son conocidos como camión de lona, ya que están recubiertos por este material para proteger la mercancía a trasladar. Son muy flexibles, abarcando el transporte de una gran cantidad de bienes.

Camión jaula

Se les llama así porque poseen jaulas adaptadas a la plataforma para el trasporte de animales, especialmente ganado vacuno y otras especies criadas y comercializadas por la agroindustria.

Contenedores

Llevan adaptados contenedores clásicos, como los utilizados para el transporte marítimo, que protege a los productos o bienes de condiciones meteorológicas.

De hecho, muchas veces simplemente trasladan los contenedores desde un determinado punto terrestre hacia el puerto de las embarcaciones, o viceversa.

Portacoches

A estos camiones también se les conoce como madrinas y están diseñados específicamente para el transporte de automóviles. A su vez, los portacoches pueden ser de tipo abierto o cerrado.

Estos son solos algunos ejemplos de los camiones empleados para los modos de transporte terrestre más populares, que se usan tanto para traslados nacionales como internacionales (especialmente para exportaciones a Estados Unidos).

En el caso del intercambio comercial entre nuestro país y E.E.U.U, en los primeros 2 meses de 2020 el autotransporte participó en un total de operaciones equivalentes a 68,834 millones de dólares estadounidenses, superando tanto al transporte marítimo (9,875 mdd) como al aéreo (2,373 mdd), así como a otras formas de traslado terrestre, como el ferrocarril (13,061 mdd).

Pero ¿qué hace tan poderoso y atractivo al transporte por carretera o autotransporte? Realmente son muchas las ventajas que ofrece, como:

  • posibilidad de completar el servicio puerta a puerta;
  • posibilidad de intermodalidad con otros modos de trasporte (por ejemplo, trasladando contenedores con productos a puertos de embarcaciones);
  • fácil seguimiento de las operaciones, en tiempo real, por medio de soluciones como los sistemas de geoposicionamiento global;
  • bajos niveles de contaminación, en comparación con otros medios de transporte, siempre y cuando se haga mantenimiento correctivo y preventivo a las unidades;
  • baja siniestralidad, cuando se siguen las buenas prácticas de manejo.

En conclusión, el autotransporte es una alternativa flexible, que puede gestionarse de forma óptima con las tecnologías adecuadas y que tiene la capacidad de abarcar el traslado de todo tipo de bienes, desde los más comunes hasta los de mayor riesgo.

En cuanto a las desventajas, una de las pocas que podemos encontrar es el tráfico, que potencialmente retrasa los tiempos de entrega. No obstante, este obstáculo puede ser superado con una buena gestión de rutas y de las horas de operación.


2. Trasporte por ferrocarril

Si bien el autotransporte es el protagonista de la dinámica y movilidad comercial en México, la importancia del ferrocarril está fuera de discusión. Este medio sigue siendo fundamental y valioso en nuestros tiempos, aunque, como veremos más adelante, tiene ciertas limitaciones.

Lo primero que debemos decir es que nuestro país posee una gran infraestructura ferroviaria, con poco más de 17,300 kilómetros entre vía principal y secundaria, que además es complementada con poco menos de 4,500 km de vía auxiliar. En total, el sistema cuenta con 23,389 km operativos.

Mayormente, el sistema ferroviario es utilizado para operaciones de comercio exterior. Un 63.2% de sus operaciones están dirigidas a intercambios comerciales con las naciones vecinas, principalmente E.E.U.U, por supuesto.

Entre los modos de transporte terrestre, este destaca por su capacidad de trasladar grandes volúmenes, mientras que su mayor limitación es que solo puede operar en lugares a los que lleguen las vías férreas.

A raíz de esto último, muchas veces el transporte por medio de ferrocarril tiene que complementarse con el autotransporte para poder llevar los bienes al destino final.

3. Vías de transporte especiales o de producto único

Hablamos de gaseoductos para gas natural o de otro tipo y oleoductos para petróleo, entre muchos otros ejemplos.

Si bien estos traslados no se llevan a cabo por medio de máquinas a motor, se desarrollan por medio de vías terrestres, lo cual nos lleva a contarla dentro de esta lista de modos.

Por supuesto, dentro de la dinámica comercial esta opción es mucho menos relevante en cuanto a volumen, pues funciona para un reducido grupo de productos, pero eso no resta su importancia para la nación y el abastecimiento de recursos básicos tanto para las industrias como para la ciudadanía en general.

¡Y eso fue todo! Ya conoces cuáles son los 3 grandes modos de transporte terrestre, entre los cuales destaca el autotransporte, un medio flexible, práctico y que facilita un óptimo control operacional.

Si quieres conocer más sobre el tema abordado en estas líneas o te animas a compartir tu experiencia o punto de vista sobre el transporte por medio de vías terrestres, ¡te esperamos en la casilla de comentarios! ¡Tu opinión es muy importante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beneficios del transporte de carga consolidada
Tips y Consejos

Beneficios del transporte de carga consolidada

Por: Omar Q
Leer más
¿Por qué invertir en tecnología para reducir costos en una empresa de autotransporte?
Tips y Consejos

¿Por qué invertir en tecnología para reducir costos en una empresa de autotransporte?

Por: Omar Q
Leer más
Mejorar la contratación de operadores para tu empresa de autotransporte
Tips y Consejos

Mejorar la contratación de operadores para tu empresa de autotransporte

Por: Omar Q
Leer más