fbpx

México: +52 (55) 6819 2288 / Monterrey: +52 (81) 1492 4979 / León: +52 (477) 104 8181

Acceso a la Plataforma V3.0    

4 Dic

7 indicadores para medir el rendimiento de combustible en el transporte

Los profesionales dedicados a la gestión de flotas saben que el rendimiento de combustible constituye uno de los costos variables más importantes de la empresa.

Por este motivo, es necesario controlar su eficiencia y evitar desperdicios. Gracias a la tecnología, esta tarea ha sido simplificada y, actualmente, es más fácil detectar cuando un vehículo requiere más carburante de lo habitual, es económico o está dentro del rango de consumo considerado normal.

En este artículo, encontrarás información relevante sobre la importancia del control e indicadores clave para medir el rendimiento de combustible, medidas para reducir su utilización, así como cálculos de consumo y consejos para maximizar el rendimiento. ¡Quédate con nosotros!

Importancia del control del rendimiento de combustible

A continuación, los principales motivos por los cuales los gestores de flota deben controlar la utilización de combustible y los costos generados por el insumo.

Economía e Inversión

Al controlar el rendimiento del combustible, el profesional logra saber dónde está gastando más e identifica formas de economizar —ya sea por medio del mantenimiento de los vehículos o por la revisión de las rutas utilizadas.

La disminución del gasto con combustible posibilita que la empresa invierta en otras áreas de gestión de flotas tales como infraestructura y automatización de procesos.

Colaboración del operador del vehículo

Cuando el operador sabe que la empresa está controlando el rendimiento del combustible, pasa a colaborar más con su ahorro.

Incluso, una gestión efectiva del combustible permite la creación de metas y premios para los operadores más económicos. Estas medidas también tienen como objetivo estimular las buenas prácticas en la conducción de vehículos.

Planeación financiera

El control del rendimiento también es importante para la realización de una planeación financiera efectivo.

Cuando el gestor tiene como base información real, puede crear una planeación seguroay eficaz. De esta manera, la empresa sabrá cuánto combustible gastará en su flota y evita sorpresas con costos alejados de su presupuesto.

 6 medidas para mejorar el rendimiento de combustible

Como vimos anteriormente, el control del rendimiento de combustible es una necesidad para las empresas de logística y para organizaciones de otros rubros que desean mejorar sus resultados.

Tener control sobre los gastos con combustible, mejora el resultado del flujo de caja y, como consecuencia, aumenta el lucro de la empresa.

Sin embargo, existen otras medidas fantásticas para minimizar el impacto de este costo variable en la actividad de transporte. Por eso, en este apartado te presentaremos algunas sugerencias para mejorar el rendimiento de combustible en tu empresa.

1. Llena el depósito con productos confiables

El rendimiento se ve afectado por la calidad del combustible utilizado en los vehículos.

Al crear una ruta, es fundamental verificar si hay puestos de abastecimiento confiables. Una buena idea es fijar alianzas con reventas fiables y orientar a los conductores sobre establecimientos seguros en áreas dentro de la ruta.

Pero, ¿qué sucede si, por un descuido, se llena el depósito con combustible de menor calidad?

Realmente, colocar litros y litros de un combustible dudoso puede ocasionar la pérdida de la potencia, reducción del rendimiento de combustible e incluso, puede comprometer el funcionamiento del vehículo.

Un contrato con una reventa puede proporcionar plazos más largos de pago, precios menores e informes de suministro de combustible. Como resultado, la gestión de combustible puede ser optimizada.

2. Prioriza el mantenimiento del vehículo

Una rutina de mantenimiento preventivo es fundamental para evitar la interrupción del desplazamiento —lo que interfiere en el cumplimiento de los plazos.

Cuando el vehículo funciona correctamente, la combustión es más eficiente y esto mejora el rendimiento de combustible.

3. Controla el peso de la carga

Sobrepasar el límite de peso de la carga genera un aumento en el consumo de combustible, porque exige más esfuerzo del motor y reduce su rendimiento.

Otras consecuencias del exceso de peso de la carga son los problemas en los neumáticos y en el sistema de suspensión del vehículo.

4. Orienta el conductor sobre la conducción segura

Acelerar demasiado hace que el vehículo aumente el consumo de combustible. Alternar episodios de aceleración y frenado desgasta los componentes del motor, aumenta el costo del producto y reduce la seguridad.

Por lo tanto, es indispensable que, como gestor, orientes a los conductores sobre la necesidad de mantener la velocidad ideal en todo el trayecto.

5. Utiliza el combustible adecuado

Es fundamental que el vehículo sea alimentado con el combustible adecuado. Por supuesto, sugerimos que se evite, a toda costa, productos alterados o de procedencia insegura, pues ellos pueden causar daños costosos y difíciles de subsanar.

Lo ideal es alimentar el vehículo con el combustible acorde a sus características, tecnología y marca, eso mejora el desempeño y disminuye el consumo de combustible.

6.Haz rutas inteligentes

La distancia del trayecto no es el único factor que interfiere en el rendimiento de combustible. Este también es influenciado por las condiciones de mantenimiento de las vías y la presencia de tráfico intenso.

Por ello, es necesario considerar estos detalles antes de planear la ruta de cada vehículo.

Estos son los principales factores que contribuyen en el control y en la mejora del rendimiento de combustible.

Sin dudas, es posible aumentar la productividad mediante la utilización de tecnologías que simplifiquen el proceso de gestión del combustible.

Un ejemplo de eso son los programas para gestión de flotas que incluyen indicadores e informes sobre el uso de combustible en los vehículos.

7 indicadores clave para medir el rendimiento de combustible

Considerar indicadores es una medida importante para optimizar el rendimiento de combustible. En esta ocasión, te presentaremos indicadores simples y fácilmente identificables por la gestión.

1. Identificación del vehículo

Es fundamental que conozcas todos los vehículos de tu flota. Lo ideal es enumerarlos o asignarle un código a cada unidad para identificar su tipo, modelo, marca, año, etcétera.

De esta manera, conseguirás verificar el volumen de combustible usado por cada tipo de vehículo y sabrás las cantidades medias de repostajes de las diferentes marcas.

Con este indicador en tus manos, podrás identificar cuándo el número de cargas de un determinado vehículo excede su patrón y tomar precauciones para evitar desperdicios.

2. Indicación de estaciones de servicio

Es interesante que tengas una lista de estaciones confiables y seguras. Puedes hacer alianzas con las estaciones y determinar una cantidad específica de cargas en ese local. Esto te ayudará a tener aún más control del rendimiento de combustible.

Aparte, se puede verificar si el combustible usado en alguna de esas estaciones rinde menos que la media general.

3. Identificación del conductor

Identificar cuál conductor estaba a cargo de un determinado vehículo cuando fue hecha la última carga es importante para, al final de un período, efectuar un análisis completo del número de repostajes realizados en esa unidad.

Es ideal que la media de todas esas instancias sea equilibrada y analizada acorde a la distancia recorrida.

4. Tipo de combustible

El combustible utilizado en cada vehículo depende de sus características y necesidades. Es imprescindible que sepas cuál combustible fue usado en cada trayecto.

Este indicador es importante porque cada tipo de combustible representa un nivel de rendimiento determinado para cada vehículo.

5. Cantidades y distancias

La cantidad de combustible en un camión necesita ser controlada, así como la distancia recorrida. Este indicador es la base del cálculo para saber las medias de cargas de cada vehículo, considerando los kilómetros realizados y la cantidad de combustible en el tanque.

Estos aspectos son necesarios para verificar si una unidad de la flota está usando más combustible de lo que normalmente utiliza para realizar la misma ruta. Uno de los motivos del exceso de carburante puede ser un problema mecánico, por ejemplo.

Estar atento al odómetro es fundamental para controlar la distancia recorrida entre una carga y otra.

Este componente del vehículo posibilita la detección de una unidad con alto kilometraje. Este dato permite analizar si el mantenimiento del vehículo en la flota está comprometiendo los buenos resultados de la gestión.

Con el correcto control de las cantidades y distancias puedes detectar con antecedencia alguna anormalidad y tomar medidas para resolver los problemas, proporcionando más economía y seguridad a las operaciones de la flota.

6. Cantidad de pasajeros

Las empresas que realizan el transporte de pasajeros pueden contar con este indicador para verificar el rendimiento de combustible.

Dependiendo del vehículo y de la cantidad de pasajeros transportada, varía la cantidad de combustible por repostaje y el número de cargas en un período de tiempo determinado.

7. Intensidad de energía

Este es un indicador más sofisticado, ya que toma en consideración el consumo energético, la tonelada transportada y los kilómetros recorridos por el vehículo.

La intensidad es calculada dividiendo el consumo de carburante entre la multiplicación de la carga por la distancia recorrida. Este es uno de los indicadores más utilizados en el sector de transporte.

El acompañamiento de todos estos indicadores puede ser hecho en hojas de cálculo, pero también puede ser efectuado en programas específicos.

Sobre el recurso tecnológico, contar con un software de alta calidad permitirá que la verificación de los datos sea hecha de forma más confiable y ágil.

 Calcula el rendimiento de combustible

Puede parecer un poco complejo este sistema, pero es el más efectivo sin lugar a dudas. Es importante que el gestor de flota sepa el gasto de combustible en cada vehículo.

Es importante que el gestor de flota sepa el gasto de combustible en cada vehículo y, para eso, el punto de partida debe ser el establecimiento de un sistema de control para cada unidad que constituye la flota. El conocimiento de ese dato es primordial para la implementación de sistemas más avanzados de control.

Normalmente, los sistemas complejos incluyen criterios que discriminan el consumo de acuerdo al tipo carga, trayecto, fecha, local de recarga de combustible, matrícula, entre otros.

Se entiende que, al haber más detalles y una mayor precisión del control del rendimiento de combustible, más eficiente será la flota —en términos energéticos.

Sistema de control de consumo de combustible

Como dijimos anteriormente, este es el punto de partida. Para que el control sea hecho de forma efectiva, es importante que el conductor anote cada carga incluyendo datos como litros de carburante hasta el llenado del depósito y los kilómetros indicados en el cuadro de instrumentos o en el tacógrafo.

Estos datos son fundamentales para el cálculo del consumo de combustible en el período transcurrido desde el repostaje anterior. Para calcular los kilómetros realizados entre las recargas, se hace este cálculo:

KM realizados = KM al llenar el tanque – KM a la hora de hacer la recarga

Para conocer el consumo medio de combustible entre esas instancias debes calcular:

Consumo = (litros repostados * 100) / KM realizados 

¡Atención! Si los repostajes son hechos en el depósito de la empresa, es importante que la persona responsable por esta tarea observe y anote los mismos datos considerados por los conductores.

Es clave que, al finalizar su jornada laboral, entregue al gestor de la flota la hoja con las informaciones.

Luego de recibir estos datos, el responsable deberá incluir el reporte en una hoja de cálculo tratable o en un programa específico para gestión de flotas. De esta manera, el supervisor o encargado podrá realizar el correcto control del rendimiento de combustible.

Por supuesto, una operación más grande necesita implementar soluciones tecnológicas para que todos estos procesos se automaticen.

Los gráficos: entiende rápidamente el rendimiento de combustible

Sabemos que las tablas son herramientas importantes para la anotación e interpretación de datos referentes a la gestión de combustible, pero hay otro recurso fantástico para complementar la administración: los gráficos.

La confección de gráficos es una aliada para los profesionales que necesitan tener control del consumo de carburante. Con un vistazo, puedes identificar el consumo habitual de un vehículo, detectar consumos anormales e interpretar esas variaciones.

Normalmente, se hace un gráfico del rendimiento de carburante por vehículo. Considerando su experiencia y el conocimiento en el área, el gestor puede trazar una línea de tolerancia máxima de consumo.

Para trazar esa línea recomendamos hacer el cálculo de la media total de consumo del vehículo.

El método es el mismo utilizado para calcular el consumo, pero se aplica a un conjunto de cargas hechas en un período de tiempo determinado.

Recuerda utilizar los kilómetros totales recorridos en el período. El valor es el resultado de la suma de los kilómetros hechos en ruta o también puede ser calculado de la siguiente forma:

KM totales = Última anotación – Primera anotación del tacógrafo 

Cuando los registros están por encima del límite establecido, el gestor deberá averiguar los motivos por los cuales hay excesos y proveer soluciones.

La realización de un control mensual de consumo y kilometraje de los vehículos permite que el gestor de flotas pueda asignar conductores más económicos a los vehículos con mayor rendimiento en las rutas más largas.

11 consejos para maximizar el rendimiento de combustible

El combustible es uno de los gastos que más afecta la estructura de costos. Por esta razón, es fundamental que realices un eficiente monitoreo de combustible.

Para esto, vale que consideres la importancia del control, los indicadores, el mecanismo del cálculo y aspectos que permitan maximizar el rendimiento de combustible.

Sabemos que en empresas logísticas son usados vehículos alimentados por gasolina y diésel —en su mayoría, utilizan este último combustible.

Por eso, decidimos seleccionar algunos consejos clave para ayudarte a optimizar el rendimiento del carburante, independiente del tipo utilizado en cada vehículo.

1. Capacitación del personal

Capacitar a los operadores de transporte es una medida de primera necesidad. Dentro de la capacitación, se deben incluir varios temas, entre ellos el control de combustible en las rutas.

El conductor debe conducir considerando las buenas prácticas y la economía de costos. Es importante que no acelere y pare muchas veces —pues eso aumenta el consumo de combustible— y disminuya el número de paradas innecesarias.

2. Recurrir a las estaciones confiables

Anteriormente, hemos mencionado la necesidad de contar con proveedores confiables y seguros. Ahora reafirmamos la necesidad de acudir a estaciones de servicio confiables tanto por la calidad del combustible como por el respeto a la cantidad de carburante solicitada por el operador.

3. Red de estaciones restricta

Los operadores salen de la empresa con su ruta definida, lo que permite saber de antemano a cuáles estaciones de servicio podrá recurrir para rellenar el depósito.

4. Pago por medio de monederos electrónicos

Más allá de ser una solución eficaz por la colocación de límite a la compra de combustible, facilita la deducibilidad fiscal.

5. Detección del viaje

Es importante que, para cada gasto, sea asignado un código de viaje. De esta manera, en cada recarga de combustible, el conductor ingresa un código asociado a la entrega del turno.

6. Utilización de sistemas de control y localización de flotas

La incorporación de este tipo de sistemas proporciona una gestión de flota más eficiente. Esto sucede por varios motivos, entre ellos:

  • Operadores más atentos debido al control más rígido.
  • Reducción de las paradas innecesarias a lo largo del trayecto.
  • Comunicación efectiva entre el gestor y el operador en caso de repostajes adicionales.
  • Detección de problemas.

Es casi imposible aseverar la importancia de valerse de la tecnología para optimizar una operación de flotillas de autotransporte. Estás en una desventaja competitiva si no cuentas con ellas.

7. Rellenar el depósito por las mañanas

¡No, esto no es un mito! La razón por la cual se debe dar este consejo es muy simple: por las mañanas, el suelo está más frío.

Esa temperatura más baja permite encontrar a la gasolina y al diésel en estado más denso.

8. No dejar que el nivel de combustible llegue a menos de la mitad

Es posible evitar que el combustible se evapore rápidamente. Recuerda que, cuanto menor el volumen de aire en el tanque, menor es la probabilidad que el combustible “desaparezca” a un ritmo acelerado.

Por eso, vale la pena acudir a una estación de servicio antes que el volumen de combustible llegue a menos de la mitad del tanque.

9. Evita el llenado a modo rápido

Cuando estés cargando el tanque asegúrate de hacerlo lentamente, así reducirás la evaporación del combustible a medida que ingresa al depósito. ¡Esta medida mejorará de manera increíble el rendimiento del combustible!

10. Escoge rutas en buen estado

Estructurar una ruta de transporte no es una tarea fácil, principalmente, cuando las vías dejan mucho que desear en términos de mantenimiento.

Para que la determinación de ruta sea hecha de manera eficiente, es importante informarse sobre las condiciones de las vías antes de tomar cualquier decisión.

Considera que las vías más conservadas reducen eventos de aceleración y frenado, por lo que el vehículo utilizará menos combustible.

11. El cambio de aceite debe ser regular

Algo que mejora —y mucho— el rendimiento del combustible, es efectuar el cambio de aceite periódicamente. El aceite es responsable por la lubricación de los componentes del motor, por lo tanto, mantener esas piezas lubricadas reduce la presión y la fricción sobre las partes móviles.

Como consecuencia, se quema menos diésel —o se consume menos nafta— para conservar una determinada potencia.

Al enumerar los puntos que favorecen la maximización del rendimiento de combustible, queda claro que alcanzar este nivel de resultado requiere una óptima gestión de flota.

Podemos percibir que llegar a la maximización depende de la adopción de buenas prácticas no solamente en términos de conducción del vehículo como también de administración de variables en la central.

No hay por qué malgastar combustible

Ahora que quedó claro el por qué controlar los costos, la utilización y el rendimiento de combustible, y su importancia para aumentar el desempeño de la flota y la economía de las operaciones, es momento de poner las manos en la masa y hacer la gestión de combustible de manera correcta.

Para tener un excelente control del combustible, utiliza la tecnología a tu favor, los programas de gestión facilitan tu día a día y permiten que puedas desarrollar acciones estratégicas considerando datos seguros y reales.

En empresas de transporte, el control de la utilización permite el aprovechamiento más rentable de cada litro de carburante, pues contribuye con la economía de la organización y el ahorro en términos energéticos.

La disminución de costos derivados del consumo de combustible repercute en el aumento de beneficios, lo cual hace una gran diferencia entre un negocio estratégico y rentable y una empresa con pérdidas por motivos controlables.

Sigue las indicaciones, medidas y consejos sugeridos en este artículo y alcanza una excelente eficiencia energética en tu flota.

¿Quieres sacarte dudas o expresar tu opinión acerca del tema? ¡No dudes en dejarnos tu comentario!

Leave a Reply